¡Llámanos! 55 242 344

BOTOX-TOXINA BOTULINICA

La utilización de la toxina botulínica con fines terapéuticos y estéticos, es uno de los tratamientos más populares entre las mujeres y hombres, ya que ofrece un resultado inmediato, es de fácil y rápida aplicación, no doloroso, económico y no trae efectos adversos o daños colaterales.

-Las líneas de expresión también conocidas como arrugas son producto de 3 factores:
-Por Envejecimiento (intrínseco y por acción del sol)
-Por Gravedad (líneas verticales y de sueño)
-Por Acción muscular consecuencia de las frecuentes contracciones de los músculos de la cara, debido a la gesticulación normal de las personas al expresarse (hablar, gritar, asombrarse, reir, llorar, etc)

. Nuestro cerebro envía la orden a la cara de mover los músculos para expresar esa emoción y libera un neurotransmisor llamado acetilcolina que oficia de mensajero para que los éstos se contraigan.

El bótox bloquea a ese neurotransmisor y por lo tanto el músculo no recibe la orden de contracción y queda intacto, evitando la formación de arrugas. Como los músculos quedan en reposo o inactivos, la piel que los recubre se relaja y comienzan a desaparecer las líneas de expresión progresivamente. También al no haber movimiento en esa zona se evita la aparición de nuevas arrugas en el área.
La administración de botox (toxina botulínica tipo A), es un procedimiento sencillo, seguro y eficaz que se realiza de manera ambulatoria mediante la inyección de pequeñas dosis de producto en las zonas problema para la desaparición o atenuación de dicha arruga. Esta respuesta, suele aparecer a las 72 horas, siendo prácticamente completa a las dos semanas. No llega a diseminarse en el resto del organismo, por lo que no tiene efectos en otras áreas.

Posibles complicaciones:
A pesar de una correcta técnica pueden aparecer las siguientes complicaciones, que por lo general son leves y reversibles: -Molestias, alteraciones de la sensibilidad cutánea prácticamente inapreciables, hematomas mínimos o ligera hinchazón en el punto de inyección, o bien dolor de cabeza. Son leves y se resuelven espontáneamente a las pocas horas. Son las propias asociadas a cualquier procedimiento inyectable.

-Dificultades para elevar la ceja o ptosis palpebral por difusión de la toxina, infrecuente (1% de los casos)

-Leves asimetrías, que requieran un retoque posterior, son infrecuentes y en cualquier caso reversibles.

-Infecciones en el punto de inyección susceptibles de ser tratadas con antibióticos, o reacciones alérgicas pudieran ser posibles.

DR. JOSÉ MANUEL CASTRO NUÑEZ
Director General de AMELCC

Médico especialista en Medicina Estética y Longevidad

Horarios
  • lunes a viernes: 10:30 a 18:30 horas
  • sabado de 09:00 a 15:00 horas
¿Necesitas Ayuda?
Pida una Cita